LOS QUE NOS TOCAN AHÍ MISMO

Oigan, que a mí el Pablo Iglesias este me da igual. O sea, que ni soy de los que le defienden como si fuera el nuevo Mesías Zurdo de la Justicia Universal, ni tampoco me parece el Coco que nos están haciendo ver algunos analistas, articulistas, políticos y ciudadanos varios. Es, sencillamente, el que les ha tocado la bolsa escrotal a muchos que pensaban que en las elecciones europeas ese tío con coleta que salía por la tele y había montado su partidillo Podemos, se iba a dar una galleta María desafinada. Y resulta que no. Resulta que Pablo Iglesias ha pegado un sonoro manotazo encima de la mesa y le ha dado un susto gordo a más de uno y a más de dos. Es que al tío le han salido enemigos hasta de debajo de las piedras.
En el PP y en el PSOE y en sus medios afines se encargan de recordar que es malo muy malo, un antisistema que puede resultar muy dañino, cuando, realmente, es peligroso para ellos; se les han puesto de corbata al ver que lo del bipartidismo puede irse al garete como sigan por ese camino. Incluso los votantes muy del PP o muy del PSOE están como los hijos de un matrimonio con problemas que odian a la amante de papá o al amante de Mamá, porque pone en peligro el nido familiar. En IU están mirando a ver cómo afrontan esto porque Podemos les está comiendo terreno, por mucho que los de Cayo Lara hayan crecido en las Europeas. Y los de UPyD, que están, por un lado dando palmas con las orejas por su crecimiento y, por otro, preguntándose cómo puede ser que este advenizo del Iglesias les haya pasado por la izquierda y tenga un escaño más que ellos.
Y ¿Cuál es la consecuencia de tanto miedo junto? Pues que al líder de Podemos, le están dando hasta en el carné. La verdad es que el tío tiene un tufillo leninista-bolchevique que echa para atrás. A mí estos especímenes ya me daban pereza cuando yo tenía 20 años, era socialista e iba a las asambleas de mi Facultad, o sea que no les quiero contar la desgana y el canguelillo que me provocan, a mis casi 50 años, cuando los veo hoy a punto de tocar pelo. Por si alguien se escandaliza, no quiero con esta taurina frase hacer referencia alguna a tocamientos escandalosos contrarios a la virtud; tocar pelo en los toros es triunfar. Pero es que se le están revolviendo hasta algunos de los suyos; esos típicos personajes que yo tengo muy calados. Los que jamás ponían un problema y miraban con embeleso al líder y decían que sí a todo, de repente no están tan contentos. Uno que arrimó el hombro sin esperar nada a cambio, cuando inesperadamente ve que los billetes circulan empieza a decir, “Oye tronco, ¿Qué hay de lo mío?” Y ese ambiente de salvemos a las ballenas, de asamblea de la “facul” por la paz y de vamos a compartir unos porrillos, se convierte en un festival de lanzamiento de puñales en el que, si no andas listo, terminas con un huevo enhebrado en una daga vizcaína de esas que tanto le gustaban al Capitán Alatriste. O sea, que a Pablo Iglesias se le viene una buena encima.
Los hay que dicen que es un poco inconsecuente. Coño. Y ¿quién no lo es? Porque yo, salvo dos o tres religiosos ejemplares, mis padres (por supuesto) y un par de amigos a los que elevaría a los altares, no conozco a nadie consecuente hasta resistir el pedazo de examen que le están haciendo a Iglesias. Llaman a su partido Pablemos, dando ya una idea de que se da por cierto el tufillo de líder totalitario que desprende. Le están mirando todas sus alocuciones anteriores ante la prensa o en conferencias, para ver si le pillan en un error o en una contradicción. Hasta se le ha criticado por aceptar una beca de Cajamadrid en la época en la que el diablillo Blesa era su presidente. Y ¿qué quieren que haga? ¿Que renuncie? Sé que este Pablo Iglesias va por ahí dando lecciones a todos sus ahora compañeros en la política y que él piensa que, de verdad, las cosas se solucionan con un programa tan de “Bolchedisney” o “Disney Bolch” como el suyo, pero creo que no es el único que lo hace. Me da risa escuchar a articulistas conservadores poniendo a parir a Iglesias argumentando que jamás podría cumplir su programa electoral. ¿También es el único que incumpliría su programa electoral? Porque me gustaría ver a esos articulistas siendo tan valientes denunciando los incumplimientos de programa de Rajoy and friends. ¿Qué la situación era muy jodida? Sí. ¿Qué lo están haciendo mucho mejor que ZP? También; aunque es cierto que no lo tenían difícil. Pero igual de cierto es que se han pasado por el forro muchas de sus promesas a ciudadanos y empresarios y aquí no pasa nada. Y que están haciendo recortes salvajes a la gente más necesitada, que quizás podrían quitar de otro sitio. Pero esa será otra Cabra.
A lo que iba es a que ¿De verdad creemos que soportaríamos cualquiera de nosotros semejante escrutinio si se pusieran a investigarnos, a recordarnos cada frase que dijimos hace años sacada de su contexto? Probablemente no.
Pero si yo fuera Iglesias, más que de los de fuera, me inquietaría por los míos. Están los de Podemos a punto de pillar cacho, de estar pronto en disposición de gobernar en algún sitio y, antes de sentarse en el sillón, ya hay tres o cuatro pegando empujones de esos de “quítate tú pa ponerme yo”. O sea que espero por su bien que esté preparado porque, cuando te dan hasta los tuyos, es que estás tocando donde no se suele tocar. Esa unanimidad a la contra sólo la consiguen aquellos que son una mezcla de loco y valiente, que nos gustan mucho mientras le introduzcan el dedo en la llaga al vecino y no a nosotros. Y el tío será demagogo y facilón en algunas críticas, pero habla bien y dice algunas verdades como puños (que es lo suyo) y eso en el país de la envidia, y del mirar en la política para otro lado como si nada tirorirotiroriro, pues gusta tirando a poco.

12 comentarios en “LOS QUE NOS TOCAN AHÍ MISMO

  1. Querido Carlos:
    No es por ser el típico pelmazo de «ya lo decía yo», pero es así.
    Desde que ví el 25-M que estos sacaban 5 escaños en el PE dije que la virginidad política les iba a durar hasta el mismo momento de recibir la primera transferencia desde Bruselas.
    Pasar de no tener nada a de repente disponer de unos 30.000 euros al mes (8.000 del sueldo más 21.000 de libre disposición para asesores, y demás) por diputado, de que te den 1 eurito por cada voto conseguido y otras cositas del mismo estilo, y que no se corrompa nadie es harto complicado.
    De todas maneras, y aunque sea un tema collateral de esta Cabra, el postureo de algunos politicos, especialmente los de izquierda radical y nacionalistas, es de nausea.
    Lo de ayer de los Tardá, Durán, Cayo Lara et al, por nombrar a algunos, es de juzgado de guardia. Se creen que somos tan estúpidos, incultos y totalitarios como ellos.
    Como dicen que decía el Conde de Romanones: ¡Joder, qué tropa!

    • Gracias, querido Copi,
      Es que es para decirlo. Esas estructuras asamblearias no sirven ni tan siquiera en la facultad. En todo equipo que quiere llegar a algún sitio tiene que haber algún líder y el problema es que esos líderes, por lo general,terminan decepcionando a los de la asamblea, acaban convencidos de que es «o ellos o el caos» y devienen en Caudillos. A pesar de que me meto con los que le critican, yo creo que el Pablo Iglesias este tiene unos tremendos tics de caudillo y, viendo el tipo de líderes que él dice que hay que imitar, pues me preocupa más. Pero no creo que debamos olvidar al resto de la tropa que están, como un coro de vicetiples, cantando al unísono: «Qué malo es el Iglesiaaaaaasss» y siguen sin mirarse lo suyo. Un abrazo.

  2. Puedo estar equivocado pero creo que lo que caracteriza a Podemos (y al partido X y las PAH y a tantos otros movimientos ciudadanos recientes) es precisamente la falta de mesianismos y la voluntad de canalizar opinión de sus integrantes democráticamente. Eso es siempre complicado y efectivamente ya han empezado los navajazos. Démosles un tiempecito, por favor. A los gobiernos se les dan 100 días, no? Dudo mucho que Pablo Iglesias tuviera el cuajo de gobernar en solitario con su rodillo como hizo Felipe 3 legislaturas, o estar dirigiendo el cotarro durante ¿30 años? como Rubalcaba (de lo poco que le reconoceré a Ansar es su autolimitación en el mando).

    Señores, sigan ustedes ninguneando todas estas novedades que surgen frente a sus narices y les pasará como a los taxistas de toda europa, ayer mismo.

    «Luchar contra la disrupción es muy, muy difícil. Pero la primera cuestión importante es entender a qué te enfrentas. Si no es así… mal vamos.»
    http://www.enriquedans.com/2014/06/uber-otra-disrupcion-y-otra-industria-que-no-sabe-reaccionar-ante-ella.html

    • Gracias, Josesain. No se trata de que puedas o no estar equivocado; es que opinamos diferente. Yo sí creo que los que se convierten en líderes de estos movimientos, los que cogen el megáfono y consiguen que la gente se calle para escucharlos, acaban teniendo modos autoritarios que son imprescindibles para que las cosas funcionen, pero incompatibles con el carácter asambleario del propio movimiento. A mí Pablo Iglesias no me cae mal, creo que el tío tiene su punto, que habla bien y que, en medio de su discurso hay verdades indiscutibles. Pero hay tufos que me preocupan; esas partes filo-bolcheviques de su programa, esas cosas de líder de país subdesarrollado de poner su careto en las papeletas, esos discursos encendidos con mucha más paja que grano, a mí me hacen sospechar que Pablo Iglesias es un dirigente totalitario en potencia. Y yo ya estoy de totalitarios que vienen a salvarme hasta los mismísimos cojones. Ahora, me encanta ver la unanimidad del canguelo que ha provocado en los políticos de toda la vida; lo que él llama casta, sin darse cuenta de que se está metiendo en la casta hasta las cachas. Yo les doy 100 días encantado, incluso 1.000, pero si me equivoco y no acaban a leches antes de un año, te pago una cena donde quieras. Y lo de usar anglicismos mola. Disrupción. Qué bonito palabro… 😉 Un abrazo

  3. La cabra crece con cada crónica. Esta ha sido formidable. ¿Qué tal si le damos a «Podemos» la oportunidad de demostrar que tienen algo diferente que ofrecer y que no son sólo palabras bonitas y populistas? Después juzgaremos los hechos.
    Por cierto, el nombre del partido y lema principal es un semiplagio de algo conocido. ¿A alguien le suena aquello de «Yes, we can»?
    Abrazos Carlingui

    • Gracias, Pepito. Es que los yankis imperialistas son muy malos muy malos, pero el marketing lo bordan. Yo por supuesto que a los de Pablo Iglesias les doy la oportunidad lo que ocurre es que, en primer lugar, no creo que repitan un resultado tan bueno en las generales, y, en segundo lugar, creo que el sistema asambleario de democracia directa y pura es insostenible. Por eso este tipo de movimiento políticos siempre acaban mal; o disueltos, o con un líder tipo Caudillo que es tan majo que conduce a la masa en la oscuridad para que no se pierda. A ver en qué acaba Podemos. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.